Invertir, ¿Qué es?

En muchos ámbitos de nuestra vida, hemos escuchado la palabra invertir, como una acción, como un verbo, frases como “Inverte en ti”, Perdón “Invierte en ti”,  “hay que invertir el tiempo” “vamos a invertir en un negocio” “invierte en tus estudios” o lo mismos padres te han dicho “hijo, hija, mi inversión está en ti” pero la pregunta es a que se refieren cuando utilizamos este verbo, ¿estarían esperando algo? ¿Cómo y por qué debo invertir?

En un lenguaje llano, invertir es el poner algo (dinero, tiempo, cosas, material, objeto de valor) para obtener beneficios de corto o largo plazo para atrás. Pero muchas personas definen invertir como una acción que consiste en emplear capital en una actividad de emprendimiento con el objetivo (expectativa) de obtener un beneficio, ganancia adicional o ingreso. Todo gasto puede ser considerado una inversión si tiene como fin conseguir un retorno de la inversión. En otras palabras, invertir es gastar de forma inteligente. Este término económico posees varias definiciones vinculadas al ahorro, el capital y el consumo postergado. Indiscutiblemente en el ámbito de la empresa, se refiere a la acción en la cual se emplean ciertos bienes con el único fin de ingresar unas rentas y beneficios a lo largo del tiempo.

Para muchos innovadores y emprendedores el invertir lo definen como el acto de destinar dinero o capital a un emprendimiento con la expectativa de obtener un ingreso o una ganancia adicional. Es decir, es una acción vinculada a inyectar dinero a un proyecto o empresa, teniendo la intención de recibir beneficios en un período determinado. Esto viene de la mano de postergar un beneficio actual por uno mayor o mejor en el futuro, como hablábamos en publicaciones anteriores con el análisis de costo-beneficio pero sobre todo el de tomar riesgo porque invertir viene de tomar riesgo.

Es importante saber que la inversión es un flujo de productos en un momento concreto que se emplea para mantener o aumentar el capital de una economía. Como consecuencia, el gasto trae intrínsecamente un incremento en la capacidad productiva futura de la economía.

Por ello, invertir implica dos fases:

  • Inyección de capital.
  • Recepción de beneficios.

En la primera, el factor de decisión y elección tiene un papel capital. Sin embargo, en la segunda fase, la estrategia para conseguir el beneficio es el factor determinante.

Recuerdan que se hablaba en el análisis de costo-beneficio,  conlleva tomar decisión, pero para ello hay que analizar cuál sería el objetivo y las metas, y cuál sería el costo de dicha decisión pues invertir implica un sacrificio en el momento presente y converge por una situación en el futuro en donde el objetivo es obtener beneficios. Esto quiere decir, que tanto la estrategia como la decisión son factores determinantes para una inversión exitosa. Los resultados esperados dependerán de la óptima combinación de estos factores. Sin embargo, no todas las inversiones poseen el mismo grado de riesgo, algo que se reduce dependiendo de la experiencia y el conocimiento que se tenga de la materia.

Entonces teniendo en cuenta lo que es la inversión y el riesgo y lo que es el costo-beneficio la pregunta que surge es ¿Cómo puedo invertir? Pero sobre todo ¿Cómo llevar a cabo esta intención de generación de excedentes dentro de mi finanza personal?

Para ello es necesario, primero, crear un fondo cuyo destino sea la inversión. Es un hábito que se debe crear, así como tienes una porción de tus ingresos para lo que es el ahorro, así mismo es bueno empezar tomar una pequeña porción de los ingresos para una cuenta de inversiones, o mejor dicho para inversiones, por eso se dice que no utilices todos tus ahorros para invertir ya que invertir conlleva riesgos, pero si edúcate a crear el hábito de invertir es decir, por lo menos ve tomando porciones semanales, mensuales, bimensuales, etc.  Para dedicarlo a la inversión.

Es importante hacer notar que el proceso para la creación de este tipo de fuentes no siempre es algo de la noche a la mañana, esto es algo que toma tiempo y que estará sujeto, al análisis de costo-beneficio que hayas hecho sobre la inversión elegida. En otras palabras, el enfoque de gestión de inversión que se quiera hacer.

Dicho enfoque está sustentado en el perfil de inversión y en los objetivos que son el resultado de una planificación financiera. Esto quiere decir, que en la medida en que la persona se planifique y oriente sus recursos hacia la generación de beneficios, entonces eleva el nivel de éxito de las acciones de inversión reduciendo el riesgo financiero.

En segundo lugar, luego de crear el fondo para invertir, entonces se entra en la etapa de ejecución. Que implica la estrategia para lograr el beneficio esperado, para ello te recomiendo Inverte ya que ellos te dan tu asesoramiento para que puedas invertir y aprender. Es decir no solo invertir conlleva a dinero, sino a todo que sea de valor y el tiempo es algo de valor, por lo cual además de poner tu fondo para invertir a trabajar, también te hacen invertir el tiempo educándote en lo que es tus finanzas personales.

A todo esto, existe una planificación previa, ya que el poseer buena estrategia, no es suficiente,  pues si no tuviéramos una planificación no existiera el éxito para la inversión que se está haciendo; ya que se pueden presentar eventos adversos a la estrategia que den al traste con la expectativa de resultados satisfactorios. Sin embargo, esta posibilidad se reduce cuando se planifica.

Cuando existe una estrategia basada en una planificación en donde se toman en cuenta una serie de factores que inciden, tanto de manera positiva como negativa, dentro de la gestión de las inversiones, entonces es menos probable que eventos adversos logren su objetivo. Permitiendo así que se logren crear riquezas o excedentes que satisfagan las expectativas de quien ha decidido invertir. Y tú ¿ya te planificaste para invertir? ¿Ya tomaste tu decisión? Estoy seguro que estás listo para decidir

 

 

Fuentes:

Leave a Reply